Juez advierte a Trump que no tolerará intimidaciones en juicio en Nueva York

187
El expresidente de EEUU Donald Trump habla a la prensa a su llegada al tribunal de Manhattan, en Nueva York, en el segundo día de la selección del jurado en su juicio penal, que determinará su suerte, el 16 de abril de 2024 (Justin Lane)

El magistrado del histórico juicio que enfrenta el expresidente Donald Trump en Nueva York le advirtió este martes, durante la selección del jurado que sellará su suerte, que no tolerará “intimidaciones” en la sala.

“No permitiré que se intimide a ningún miembro del jurado en esta sala”, dijo tajante el juez de origen colombiano Juan Merchan, cuando una candidata se vio obligada a dar explicaciones por un vídeo publicado en Facebook que suscitó un comentario del magnate.

En un proceso que parece ir más rápido de lo previsto, al final de la tarde del martes el juez ya había seleccionado y tomado juramento a seis de los doce miembros que compondrán el grupo.

El jurado será el encargado de sellar la suerte del magnate republicano en este mediático juicio que sienta por primera vez en la historia del país a un expresidente en el banquillo para un proceso penal.

Los candidatos a integrarlo, ciudadanos anónimos elegidos por sorteo, han tenido que responder a preguntas sobre su trabajo, dónde viven, su situación familiar, si toman medicamentos que pueden afectar su concentración, qué diarios leen o qué redes sociales utilizan, o si se sienten capaces de juzgar con equidad un caso altamente mediatizado y politizado.

Tanto la fiscalía como la defensa pueden recusar a 10 candidatos cada uno, de una selección previamente hecha por el juez.

Las audiencias para definir la composición del jurado se reanudan el jueves.

Si todo avanza como hasta ahora en el Tribunal Supremo de Manhattan, se espera que el lunes se presenten los alegatos de apertura.

De ser declarado culpable, Trump, candidato republicano para las elecciones del 5 de noviembre, puede ser condenado a cuatro años de cárcel.

Si el jurado no alcanza un veredicto unánime, se anularía el caso.

La fiscalía de Manhattan acusa al multimillonario republicano de 34 falsificaciones de documentos contables de la empresa familiar Trump Organization para camuflar el pago de 130.000 dólares a la exactriz de cine porno Stormy Daniels.

El objetivo, según la acusación, era comprar su silencio acerca de una antigua relación extramatrimonial -que Trump siempre ha negado-, en la recta final de la campaña de 2016 que ganó frente a la demócrata Hillary Clinton.

– Contrariado y aburrido –

Visiblemente contrariado y hasta aburrido, Donald Trump, de 77 años, lamentó estar pasando por un proceso que considera “amañado”, mientras el presidente Joe Biden, está haciendo campaña para noviembre.

“Debería estar ahora mismo en Pensilvania, en Florida, en muchos otros estados, en Carolina del Norte, en Georgia, haciendo campaña”, dijo Trump a la prensa al llegar este martes al tribunal, culpando al presidente demócrata de orquestar una cruzada judicial en su contra.

En su plataforma Truth Social, volvió a arremeter contra el juez: “me odia”, repitió. Su defensa ha pedido reiteradamente, sin éxito, que el juez se aparte del caso.

La víspera, reprochó al magistrado que le ha obligado a asistir a todas las audiencias (cuatro días por semana), y que no le hubiera permitido asistir a la entrega de diplomas de su hijo o seguir una audiencia que le afecta en el Tribunal Supremo de Estados Unidos la próxima semana.

– Polarización en aumento –

Una sentencia de culpabilidad no sería obstáculo para que se presente a las elecciones presidenciales.

Pero además de impedirle hacer normalmente campaña, sin duda puede afectar sus posibilidades de ganar.

Aunque hasta ahora Trump ha utilizado su presencia en los tribunales amplificar su mensaje electoral.

“La polarización no hace más que aumentar. La actitud de los votantes indecisos ante todo esto es incierta, pero posiblemente les disuada”, dice a la AFP el profesor de la Universidad de Columbia John C. Coffee.

Este es uno de los numerosos frentes que tiene abiertos el magnate neoyorquino, quien amasó su fortuna en el sector inmobiliario y la construcción de campos de golf.

El republicano está también acusado de tratar de revertir los resultados de las presidenciales de 2020 y por el manejo que hizo de documentos clasificados que se llevó a su residencia cuando dejó la Casa Blanca.

El juicio de Trump por los cargos de interferencia electoral estaba programado para el 4 de marzo, pero se ha suspendido en espera de que la Corte Suprema examine la afirmación de Trump de que, como expresidente, tiene inmunidad penal, lo que está previsto para el 25 de abril.

Sus abogados intentan por todos los medios retrasar los casos judiciales hasta después de las elecciones de noviembre, ya que, si gana, cabe la posibilidad de que le retiren los cargos federales en su contra.

Selim SAHEB ETTABA Y Ana FERNÁNDEZ

Yahoo Noticias Agencia AFP