La sostenibilidad en Colombia ya no es una alternativa, es una necesidad

408

Entre el 70% y 80% de los compradores ya tiene en cuenta la sostenibilidad a la hora de elegir un producto o servicio según Guillem Bargalló director de sostenibilidad en IKEA Cataluña.

El 59% de empresas del país tiene estrategias sostenibles según un estudio publicado por la consultora EY.

En un mundo cada vez más consciente del impacto medioambiental y social de nuestras acciones, la sostenibilidad es fundamental para el progreso económico y el bienestar humano.

En este contexto, nos encontramos frente a una realidad innegable: la necesidad urgente de que las empresas asuman un compromiso firme con la sostenibilidad en todas sus operaciones.

En el marco del primer Encuentro Directivo de 2024 de OBS Business School, Guillem Bargalló, director de sostenibilidad en IKEA Cataluña, ha hablado junto a la Dra. Casilda Güell, decana de la escuela, sobre el papel que juega la sostenibilidad hoy en día en el mundo empresarial. Según el experto, la sostenibilidad no es una tendencia, sino una forma de vivir y de hacer empresa.

El poder que tienen los consumidores a la hora de exigir a las empresas productos y servicios sostenibles es primordial: “entre el 70% y 80% de los compradores ya tiene en cuenta la sostenibilidad a la hora de elegir”, afirma Guillem Bargalló, y añade que “el gran reto ahora es hacerlo asequible para que no solo tengan acceso a estos productos las personas con mayor poder adquisitivo”.

Un punto clave del Encuentro Directivo de OBS Business School es la afirmación de que nos encontramos en una línea que asciende de manera exponencial hacia el cambio. Las empresas ahora se implican y buscan métodos para ser competitivas a través de soluciones sostenibles, y tienen estrategias claras.

Desde este punto de vista, las empresas que le apuesten a la sostenibilidad no solo son más resilientes ante los riesgos ambientales y sociales, sino que también son más innovadoras, atractivas para los consumidores y para los inversionistas a largo plazo. Además, alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas puede abrir nuevas oportunidades de negocio y fortalecer la reputación de la marca.

Ikea: un caso de éxito en sostenibilidad

“Desde 2014, todos los que componemos la compañía trabajamos en una misma dirección en tres ejes fundamentales: ofrecer soluciones para vivir una vida sostenible dentro del hogar, minimizar todo lo posible nuestra huella y mantener el compromiso social tanto con nuestros trabajadores como con los proveedores”, asegura el Bargalló, y expone un diseño democrático de productos basado en cinco pilares:

1. Su función, pues debe permitir al usuario llevar una vida sostenible en su hogar.

2. Su forma, cómoda y práctica.

3. Bajo precio, que la compañía puede lograr gracias a su economía de escala.

4. La calidad, que se debe mantener en todo momento.

5. La sostenibilidad, pues debe crearse el producto con el máximo ahorro e intentando alargar su vida.

“Hoy, entre el 30% y el 40% de los productos de IKEA se producen ahorrando agua y energía, y el objetivo es que en 2030 el cien por cien esté fabricado con materiales renovables o reciclados. Esto supondrá una revolución, pues lograremos eliminar miles de residuos”, afirma Bargalló. Sin embargo, también considera que habrá que trabajar para cambiar la percepción de los compradores y lograr que los productos reciclados estén mejor vistos. El avance de las tecnologías, sin duda, ayudará a conseguir precios más bajos.

Puntos clave que pueden instaurar las empresas en el camino a la sostenibilidad

En Colombia, el 59% de las empresas han aceptado el reto de encabezar la transición hacia prácticas empresariales más sostenibles y éticas. Dentro del top 5 se encuentran: Ecopetrol, Grupo Energía Bogotá, Bancolombia, Cementos Argos y Grupo Nutresa. Sin embargo, estos son puntos clave para que las demás empresas puedan comenzar o continuar su apuesta por la sostenibilidad:

  1. Establecer objetivos claros y medibles de sostenibilidad en todas las áreas de su negocio.
  2. Integrar prácticas sostenibles en su cadena de suministro y operaciones.
  3. Fomentar la transparencia y la rendición de cuentas a través de informes de sostenibilidad creíbles y verificables.
  4. Colaborar con otras partes interesadas, incluidos gobiernos, ONG, académicos y la sociedad civil, para abordar desafíos comunes.
  5. Innovar y buscar soluciones sostenibles en todas las etapas de su ciclo de vida de productos y servicios.

La transición hacia un modelo económico sostenible no será fácil ni rápida, pero es fundamental para garantizar un futuro próspero y equitativo para las generaciones futuras y aportar al equilibrio de los límites del planeta.