Tras ser víctima de la violencia, grupo de Jóvenes samarios se dedica al ecoturismo

657

Tras ser víctimas de la violencia fueron capacitados como Anfitriones de la Paz y ahora ofrecen tours a zonas ecoturística y rurales de Santa Marta.

Un grupo de jóvenes de la zona rural de Santa Marta triunfa hoy con la creación de rutas turísticas. Reciben docenas de visitantes nacionales y extranjeros para mostrarles paisajes naturales exuberantes que son parte de un emprendimiento de paz.

Los emprendedores son un grupo de 16 jóvenes víctimas del conflicto armado que después de beneficiarse de la iniciativa “Anfitriones para la Paz” de ICCO Conexión, convirtieron la violencia en rutas de ecoturismo.           

Juan David Amaya, emprendedor y gerente de la iniciativa “Tierra Nativa” asegura que la oportunidad de pasar de la violencia al ecoturismo ha transformado la vida de sus familias, razón por la que esperan mayores visitantes y que de esta manera más jóvenes puedan beneficiarse.

SENDERISMO NATURAL

Kasoguies el emprendimiento de jóvenes residentes de la zona rural de Santa Marta y es la integración de siete rutas ecoturísticas creada por los jóvenes que están distribuidas entre el corredor veredal Bonda – Guachaca.

Una de las rutas senderistas dentro de los emprendimientos es Bunkuany, una pequeña ciudad perdida en medio de la Sierra Nevada la cual contiene las ruinas indígenas más antiguas de la zona.

VISTAS EXUBERANTES

El recorrido es un camino lleno de una exuberante fauna y flora, además de cascadas y miradores con vistas hermosas. Permite que sus visitantes se relajen en este lugar sagrado y único. El servicio de este emprendimiento Incluye pasadía, almuerzo, senderismo y kit de bienvenida y se encuentra ubicado en el  KM 20 de la troncal del Caribe a la altura de Calabazo.

Otro de los emprendimientos es la Cabaña El Oasis, ubicada en la vereda El Boquerón corregimiento de Bonda, Sierra Nevada de Santa Marta. ¡Una apuesta al turismo comunitario!

También lideran “Cacao de la Sierra” una experiencia agroturística donde se aprende un poco de la experiencia sensorial con el cacao y el chocolate.

“Con educación, con formación entregamos herramientas a los jóvenes y los alejamos de la violencia, es satisfactorio ver que 16 jóvenes de la zona rural han emprendido desde sus mismas zonas, desde sus mismos lugares y han transformado su vida y la de su familia”, aseguró Andrés Burgos, líder de ICCO Conexión.