A los jóvenes les gusta estudiar, pero la educación no es suficiente: encuesta

342

La Fundación Empresarios por la Educación presentó la edición 2024 de la Encuesta de Opinión en Educación – Jóvenes, cuya muestra representa la percepción de más de 10 millones de jóvenes entre los 12 y 28 años, de las zonas urbanas y rurales del país.

Acceso y participación, evaluación de aprendizajes y calidad de la educación, financiamiento de la educación, sistemas de apoyo en el aprendizaje, barreras de acceso a la educación, transiciones, ambientes de aprendizaje, salud mental y  bienestar y expectativas laborales son las nueve temáticas que aborda la EOE.

Bogotá, 28 de mayo de 2024. 

En el primer semestre de 2024, la Fundación Empresarios por la Educación, en colaboración con el Centro Nacional de Consultoría y con el apoyo de la Fundación Botnar, y la colaboración de la Fundación Luker para la sobremuestra, llevó a cabo la Encuesta de Opinión en Educación dirigida a jóvenes de 12 a 28 años.

Este estudio, basado en un enfoque cuantitativo que consta de más de 50 preguntas distribuidas en nueve temáticas clave, analiza las percepciones y vivencias de los jóvenes en relación con la educación en Colombia. 

La encuesta presenta la opinión de los jóvenes en torno a la educación. Muestra sus aspiraciones y frustraciones, las barreras y oportunidades. Reconocer estos resultados es fundamental en tiempos de reforma. Le debemos a los jóvenes escucharlos y esta encuesta tiene su voz,” dijo Pablo Lemoine, presidente del Centro Nacional de Consultoría.

Estas áreas temáticas abarcan: acceso y participación, evaluación de aprendizajes y calidad de la educación, financiamiento de la educación, sistemas de apoyo en el aprendizaje, barreras de acceso a la educación, transiciones, entornos de aprendizaje, salud mental y bienestar, aspiraciones y expectativas laborales.

Representatividad y Confiabilidad

Durante los meses de febrero y marzo de 2024, se llevaron a cabo 3.820 encuestas a jóvenes en todo el país. Las características de esta muestra de encuestas garantizan resultados representativos de 10’802.940 jóvenes a nivel de áreas urbanas y rurales, así como de hombres y mujeres.

Además, la encuesta es representativa a nivel regional para las áreas definidas por el Dane (Antioquia, Bogotá, Caribe, Central, Oriental, Orinoquía-Amazonía, Pacífica y Valle del Cauca), y para 12 municipios (Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cali, Cartagena, Manizales, Cúcuta, Quibdó, Necoclí, Gigante, Villanueva y Tumaco). El margen de error de la muestra a nivel nacional es del 1,8%, y para los subgrupos no supera el 9,6% en ningún caso.

¿Qué arrojó la Encuesta de Opinión en Educación?

A partir de los resultados de la encuesta, se pueden identificar 7 preguntas que permiten conocer aspectos cruciales de las percepciones que tienen los jóvenes sobre la educación en el país y sobre sus realidades personales, educativas y laborales. 

  1. ¿Para los jóvenes es más útil o importante la educación?

Mientras que 83% de los jóvenes manifiesta que la educación es útil, 79% considera que es importante. Esto contrasta con los resultados de la Encuesta de Opinión en Educación de hogares realizada en 2022 y 2023, en la que un mayor porcentaje de hogares consideró que la educación es importante (94% y 95% respectivamente), en comparación con quienes la consideraron útil (64% y 78% respectivamente).  Además, mientras que 73% de jóvenes urbanos consideran que la educación es importante, este porcentaje aumenta al 81% para los jóvenes rurales.

Es de resaltar, que la percepción de utilidad de la educación posiblemente se relaciona con la creencia de que esta se alinea con mejores oportunidades laborales y mayores ingresos en el futuro. El aprendizaje de habilidades para el trabajo y la mejora del nivel socioeconómico son identificados como razones para estudiar por el 97% de los jóvenes. Adicionalmente, el 56% de los jóvenes está de acuerdo con que obtener un título universitario garantiza un empleo bien remunerado. Este porcentaje es del 52% para los jóvenes urbanos y del 65% para los rurales. Ahora, a pesar de considerar la educación útil, el 59% de los jóvenes tienen trabajos que no están relacionados con lo que estudiaron, este porcentaje es de 13% para jóvenes con educación profesional, pero asciende al 56% para jóvenes con educación técnica profesional o tecnológica.

  1. ¿Cuál es la opinión de los jóvenes sobre la educación y su impacto en la sociedad?

El 88% de los jóvenes disfruta mucho aprender y el 86% disfruta ir al colegio. De igual forma, los jóvenes tienen la aspiración de alcanzar altos niveles educativos, especialmente en educación superior y posgrados (80%). En particular, las mujeres aspiran más a llegar a pregrado que los hombres (34% vs. 24%). Un aspecto importante de estas aspiraciones es que en muchas ocasiones incluye migrar para estudiar. A nivel subnacional, los jóvenes de la región de Antioquia son los que tienen una menor aspiración de salir del país para estudiar (18%), en comparación con regiones como Bogotá (45%) y Valle del Cauca (43%). Por otra parte, la aspiración de migración interna se presenta en mayor medida en la región Pacífica (47%) y Antioquia (42%).

Estas altas aspiraciones educativas posiblemente se relacionan con la percepción de que la educación es meritocrática y sirve para cambiar la sociedad. Al respecto, el 69% de los jóvenes considera que el mérito es un factor importante para el éxito educativo y el 97% considera que aprender valores sociales como la tolerancia es una razón importante por la que estudian o estudiaron. Finalmente, el 94% considera que la educación ayuda a impulsar el cambio en la sociedad. 

  1. ¿Cuál es la percepción de los jóvenes sobre la calidad educativa de su institución y del país?

Los jóvenes perciben la calidad de la educación en sus colegios e instituciones de educación superior como alta, con un 84% y un 92% considerando que es buena o muy buena, respectivamente. Esta percepción supera la calidad percibida en sus municipios, donde el 57% en áreas urbanas y 44% en áreas rurales consideran la calidad de la educación como buena o muy buena. Adicionalmente la calidad en las instituciones se percibe mejor que la calidad de la educación del país, donde solo el 53% la percibe como buena o muy buena.

Por otro lado, no se observa una relación clara entre los resultados de calidad en las pruebas Saber 11 y la percepción de la calidad de la educación en los municipios. Sin embargo, resulta interesante que la región Caribe, a pesar de mostrar los peores resultados promedio en la prueba Saber 11 de 2023, tenga la mejor percepción de calidad, con un 66% considerando que es buena o muy buena.

  1. ¿Qué factores determinan la calidad educativa para los jóvenes?

El 59% de los jóvenes reconoce que tener mejores ambientes de aprendizaje en relación con el bienestar y la convivencia es un factor importante para mejorar la calidad de la educación. El 98% considera el apoyo de los compañeros de estudio como un elemento clave para el aprendizaje. Sin embargo, 1 de cada 4 jóvenes identifica el bullying, la violencia y el consumo de sustancias como un problema en sus instituciones educativas, y aproximadamente el 10% percibe que no hay respeto a todos los estudiantes en sus centros de estudio. 

Por otra parte, el 45% considera que contar con mejores profesores es fundamental para mejorar la calidad de la educación. Para el 56% de los jóvenes, el conocimiento de las áreas de enseñanza, seguido de las habilidades pedagógicas (48%), son las características más importantes de los docentes, siendo estas también las características más valoradas por los hogares en 2023 (Encuesta de Opinión en Educación, 2023). Adicionalmente, el 98% de los jóvenes considera que el apoyo de los docentes y el de los padres son factores importantes para el aprendizaje. 

  1. ¿Cuáles son las principales barreras para que los jóvenes sigan estudiando?

El 60% de los jóvenes identifican la falta de recursos como una barrera para continuar con sus estudios en educación postmedia, siendo esta percepción especialmente notable en la región oriental, donde el 75% de los jóvenes resalta esta necesidad. 

En relación con las barreras de acceso los roles de género siguen ejerciendo influencia en las realidades educativas. Esto se evidencia en el hecho de que las mujeres identifican la dedicación a las labores del cuidado y del hogar como una razón para no continuar estudiando en mayor medida que los hombres (24% vs. 13%), mientras que los hombres perciben como barrera el tener que ingresar al mundo laboral y productivo en mayor medida que las mujeres (42% vs. 29%).

  1. ¿Qué necesitan los jóvenes al terminar el colegio para continuar con su educación?

El tránsito de la educación media a la educación superior plantea diferentes necesidades para los jóvenes. Aunque el 60% de los jóvenes se sienten preparados para dar este paso, en regiones como Antioquia, Caribe, Oriental y Pacífica, perciben la necesidad de una mayor preparación para el examen Saber 11, mientras que en la Orinoquia-Amazonía y el Valle del Cauca prefieren recibir información sobre becas para la educación superior. 

De las necesidades identificadas por los jóvenes destaca que la región Pacífica el 45% desea recibir apoyo en talleres de fortalecimiento de habilidades socioemocionales, en comparación con el 25% de las otras regiones. Adicionalmente, el 19% de los jóvenes de la región Orinoquía-Amazonía y de Bogotá reclaman el desarrollo de talleres de orientación socio-ocupacional en comparación con un 3% a nivel nacional que identifica esta necesidad.   

  1. ¿Qué estereotipos de género tienen los jóvenes? 

Los estereotipos de género continúan afectando a los jóvenes en su trayectoria educativa. Como se mencionó anteriormente, las mujeres siguen abandonando el sistema educativo debido a las labores del cuidado y del hogar, siendo esta prioridad respaldada por la proporción de tres mujeres por cada hombre dedicado a estas tareas. Además, el 36% de las mujeres encuestadas reporta tener hijos, en contraste con el 15% de los hombres.

Estos estereotipos también influyen en las aspiraciones y percepciones de los jóvenes sobre la idoneidad de las carreras que eligen. El 45% de los jóvenes en zonas rurales considera que ciertas carreras son más apropiadas para hombres que para mujeres, en comparación con el 34% en zonas urbanas. Esto genera temores entre la población encuestada, el 39% reconoce temor a enfrentar críticas por su elección de carrera si no se ajusta a los roles tradicionales de género. 

Finalmente, las percepciones sobre los roles de género terminan influenciando las prioridades y proyectos de vida de los jóvenes. Un 16% está de acuerdo en que formar una familia debería ser una prioridad mayor para las mujeres que desarrollar una carrera, mientras que el 55% cree que los hombres deberían priorizar su carrera antes que la formación de una familia. 

Por lo anterior, este estudio proporciona una visión detallada de las percepciones y realidades de los jóvenes en relación con la educación, resaltando las características específicas y disparidades territoriales, así como las disparidades de género.

Al respecto, durante el evento de presentación de los resultados de la Encuesta, la directora ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, Andrea Escobar, afirmó que “Esta encuesta es una forma de acercarnos a las realidades de los jóvenes, tomar acciones en pro de su bienestar y lo que les ofrece el sistema educativo nacional; a los jóvenes les gusta estudiar, quieren estudiar, la pasan bien en el colegio y reconocen la importancia del rol de los maestros, directivos docentes y familia en sus procesos educativos”.

La encuesta se consolida año tras año como una oportunidad para obtener información clave que promueva la toma de decisiones basada en datos y evidencia y conectando las prioridades  nacionales y territoriales. Para conocer los resultados completos, ingrese a www.fundacionexe.org.co 

La Fundación Empresarios por la Educación es una red de conocimiento independiente creada  por una alianza empresarial de más de 30 organizaciones, que a partir del análisis y producción de información, generación de espacios de debate,  diálogo aporta a la gestión y seguimiento de políticas públicas en educación.