Gestión del cambio, respaldada por la ciencia de datos y facilitada por la IA

434

La gestión del cambio, apoyada en la ciencia de datos y herramientas avanzadas, no solo asegura el éxito de los proyectos de implementación tecnológica, sino que también impulsa la transformación organizacional.

En el dinámico entorno empresarial actual, la innovación se ha convertido en una necesidad imperativa para las empresas que buscan mantenerse competitivas y adaptarse a un entorno en constante evolución.

De hecho, la innovación seguirá siendo clave para la transformación empresarial en los próximos cinco años.

Más del 85% de las organizaciones identifican el aumento de la adopción de nuevas tecnologías y la ampliación del acceso digital como las tendencias más probables de impulsar la transformación.

Según el informe “El futuro del trabajo”, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF), los macrodatos, la computación en la nube y la IA son tecnologías que más del 75% de las organizaciones prevén adoptar en los próximos cinco años. cambios exponenciales en nuestra sociedad.

“Este será el momento de mayor transformación, no solo tecnológica, sino también cultural y política de toda nuestra vida”, aseguró  Mustafa Suleyman, cofundador de Inflection AI y autor de “The Coming Wave”, quien fue seleccionado como una de las 100 personas más influyentes en Inteligencia Artificial de 2023 por la revista Time.

Estos avances tienen el potencial de impulsar la eficiencia, optimizar procesos y abrir nuevas oportunidades de negocio. De hecho, las funciones generativas de la IA podrían aportar hasta 4.4 billones de dólares anuales a la economía mundial, según un artículo del Foro Económico Mundial, lo que abre un abanico de oportunidades para las empresas.

No obstante, según el “2024 Edelman Trust Barometer: Insights for Tech”, la IA se encuentra en una encrucijada: mientras que el 30% de los encuestados a nivel mundial acepta la innovación, el 35% la rechaza.

Motivos de resistencia al cambio tecnológico

Hay múltiples razones por las que las personas se resisten a adoptar nuevas tecnologías. A lo largo de cientos de procesos de transformación y cambio junto a nuestros clientes, hemos visto que estas variables de resistencia están más relacionadas con la cultura organizacional que con las características individuales. Las consecuencias incluyen falta de compromiso y retención de personal.

Un informe de NTT Data indica que el 78% de los ejecutivos cree que una mala cultura organizacional obstaculiza sus esfuerzos de innovación, señalando que muchas empresas con potencial sin explotar se están asfixiando bajo el peso de su propia cultura. Los motivos principales son:

Falta de alineación entre los programas de desarrollo y capacitación con las expectativas laborales de los colaboradores.

Implementación de nuevas tecnologías en etapas pequeñas, generando desconfianza o resistencia.

Descoordinación entre las políticas organizacionales y la cultura y procesos de trabajo establecidos.

Gestionar el cambio para avanzar hacia el futuro

Para Hernán Tello, socio y director de la consultora Olivia para Colombia y el Caribe, “en todas las organizaciones, introducir un cambio cuando se está arraigado en prácticas y creencias establecidas puede ser difícil, incluso cuando esos cambios representan oportunidades para el negocio”.

Aquí es donde entra en juego la gestión del cambio, un componente crítico pero a menudo subestimado en los proyectos tecnológicos. La gestión del cambio es un enfoque estructurado, liderado por profesionales y consultores especializados, que facilita la transición exitosa de individuos y equipos ante cambios organizacionales. Este proceso se enfoca en preparar, capacitar y brindar apoyo a las personas para que adopten y se adapten al cambio de manera efectiva, con el objetivo de alcanzar los resultados deseados. Esto implica maximizar la participación y contribución de los colaboradores en los proyectos, así como asegurar un retorno de la inversión (ROI) positivo para las iniciativas.

El poder de los datos en la gestión del cambio

Gracias a la ciencia de datos, hoy podemos medir y predecir comportamientos organizacionales. Herramientas de people analytics permiten detectar, por ejemplo, qué colaboradores pueden convertirse en agentes de cambio y analizar, simular y comprender variables de manera detallada y precisa. La evolución de la gestión del cambio implica comprender las complejidades de la empresa, anticipar las reacciones de sus colaboradores y definir un propósito que impulse y entusiasme a los colaboradores para fomentar la adopción.

El enfoque multidimensional en la gestión del cambio

En todo proceso de cambio, las personas atraviesan distintas emociones y etapas de comportamiento. Uno de los objetivos de la gestión del cambio será mitigar la brecha entre el momento inicial y el escenario deseado, ayudando a las personas a atravesar el cambio y llegar a la aceptación y superación en el menor tiempo posible.

Las empresas son testigos de la necesidad de abordar el cambio organizacional de manera proactiva y sistemática, independientemente de si están implementando un nuevo sistema ERP, CRM u otra plataforma. En este contexto, la gestión del cambio cobra una relevancia aún mayor, especialmente en países donde la adopción de tecnología está en aumento pero aún en proceso de maduración.

Readiness to Change (R2C): La clave para predecir el éxito del cambio

Las nuevas tecnologías, como la IA, nos ayudan en el desarrollo de herramientas como Readiness to Change (R2C) de OLIVIA. Esta solución permite medir la probabilidad predictiva de éxito en la implementación de grandes proyectos de cambio y transformación en la empresa. Utilizando experiencias previas de la organización y sus colaboradores, R2C predice estrategias que acelerarán el cambio y los obstáculos organizacionales que podrían detenerlo.

A través de un análisis cuali-cuantitativo, R2C proporciona una visión holística del proceso de cambio, ayudando a las organizaciones a tomar decisiones informadas y a ajustar sus estrategias en tiempo real, garantizando una mayor efectividad y adaptación a las circunstancias cambiantes del entorno.

En conclusión, la gestión del cambio, apoyada en la ciencia de datos y herramientas avanzadas, no solo asegura el éxito de los proyectos de implementación tecnológica, sino que también impulsa la transformación organizacional y promueve una cultura de innovación y adaptabilidad. En un mundo donde la única constante es el cambio, la capacidad de gestionar y adaptarse a lo nuevo es clave