Israel y Hamás, prudentes sobre posible tregua en Gaza

258

Israel y Hamás frustraron el lunes las esperanzas de alcanzar rápidamente una tregua en Gaza, tras otra ronda de negociaciones en Egipto para un cese el fuego en el asediado territorio palestino y liberar a los rehenes tras más de seis meses de guerra.

La reanudación de las negociaciones no ha frenado los planes de Israel de invadir la ciudad de Rafah, donde se hacinan cerca de 1,5 millones de palestinos que huyeron de los combates entre el ejército israelí y el movimiento islamista palestino Hamás.

“Eso va a ocurrir, hay una fecha”, insistió el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en una video. Sus declaraciones se producen al día siguiente de que su ministro de Defensa, Yoav Gallant, anunciara el repliegue de las tropas de Jan Yunis, también en el sur, para preparar las “próximas misiones (…) en la zona de Rafah”.

Netanyahu reafirmó su determinación de erradicar a Hamás “de toda la Franja de Gaza, incluida Rafah”, que según el dirigente, representa el último gran bastión del movimiento islamista en el poder desde 2007 en el territorio.

Tanto la comunidad internacional como Estados Unidos, el principal aliado de Israel, han advertido de las consecuencias que conllevaría una ofensiva sobre esta ciudad.

Las declaraciones de los dirigentes israelíes coinciden con una nueva ronda de negociaciones entre Hamás e Israel en El Cairo, lideradas por Egipto, Estados Unidos y Catar.

– “Momento oportuno” para un acuerdo –

Las conversaciones, encaminadas a lograr una tregua y la liberación de los rehenes retenidos en Gaza desde el inicio de la guerra el 7 de octubre, registran “progresos significativos”, afirmó el lunes la cadena egipcia Al Qahera News progubernamental Al Qahera News, citando una fuente de alto rango.

Representante de ambas partes, sin embargo, rebajaron el optimismo. “Hamás bloquea las negociaciones”, afirmó el lunes el portavoz del gobierno israelí, Avi Hyman. El ministro de Defensa, Yoav Gallant, juzgó por su parte que es el “momento oportuno” para llegar a un acuerdo sobre los rehenes.

Según un responsable de Hamás contactado el lunes por AFP, “no se puede hablar de progresos concretos hasta ahora” y las divergencias se centran sobre todo al regreso de los desplazados a la ciudad de Gaza, en el norte del territorio, reclamado por el movimiento islamista.

La Casa Blanca, por su parte, informó que los negociadores presentaron una propuesta de acuerdo al grupo islamista y que “ahora depende de Hamás de que se logre”, según el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

Una fuente de Hamás afirmó el lunes que el grupo estaba examinando una propuesta que contempla una tregua de seis semanas y un canje de 900 presos palestinos por un grupo de rehenes compuesto por mujeres y niños.

La primera fase del alto el fuego también incluiría el regreso al norte de Gaza de los palestinos desplazados y la entrada diaria de entre 400 a 500 camiones de ayuda humanitaria.

– Hambruna inminente –

La guerra comenzó el 7 de octubre, cuando los comandos de Hamás infiltrados desde la Franja de Gaza llevaron a cabo un ataque sin precedentes en el sur de Israel, causando la muerte de 1.170 personas, en su mayoría civiles, según un cómputo elaborado por AFP a partir de las cifras oficiales israelíes.

Más de 250 personas fueron secuestradas y 129 siguen detenidas en Gaza, 34 de las cuales habrían muerto, según las autoridades israelíes.

En represalia Israel juró “aniquilar” Hamás y lanzó una ofensiva que ya costó la vida a 33.207 personas en Gaza, la mayoría civiles, según el Ministerio de Salud de este territorio palestino, gobernado por Hamás.

La guerra también provocó una catástrofe humanitaria en el territorio de 2,4 millones de habitantes, sitiado por Israel, donde la ONU teme una hambruna generalizada.

La ayuda humanitaria que llega a través de Egipto, controlada estrictamente por Israel, llega con cuentagotas. “La hambruna es inminente”, afirmó la directora ejecutiva del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia Unicef, Catherine Russell.

Ante este desastre humanitario, Nicaragua decidió llevar a Alemania ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el máximo tribunal de la ONU, para denunciar su apoyo a Israel.

Managua consideró el lunes “patético” que Alemania entregue armas al gobierno israelí al tiempo que suministra ayuda humanitaria a Gaza. Berlín tachó la acusación de “extremadamente parcial”.

Yahoo Noticias Agencia AFP