Proyecto de la diputada Isabella Pulgar para mejorar atención y condiciones en comisarías de familia

255

Barranquilla, 17 de junio de 2024 – Un proyecto de Ordenanza que puso a consideración de la Asamblea del Atlántico la diputada Isabella Pulgar Mota busca garantizar los recursos para atender las necesidades de las comisarías de familia.

Estos recursos se destinarán para la construcción de nuevas instalaciones, atender el deterioro estructural de las actuales comisarías, reducir el hacinamiento y dotar de equipos y tecnología, además de brindar seguridad para quienes reciben atención y trabajan en esos espacios.

La iniciativa, que permite la adopción en el Atlántico de la estampilla para la justicia familiar, desarrolla los artículos 22, 23 y 24 de la ley 2126 de 2021, normativa que trata sobre los gastos de funcionamiento de las comisarías de familia en Colombia.

“No miremos esta estampilla como un pago adicional, sino como la posibilidad de brindar mejor atención a las mujeres violentadas que requieren los servicios de las comisarías” explicó la diputada Pulgar Mota durante la instalación de la Comisión Legal para Equidad de la Mujer en la Asamblea del Atlántico.

Las Comisarías de Familia desempeñan un papel fundamental en la protección y promoción de los derechos familiares y de la infancia, actuando como mediadoras, conciliadoras y garantes de la justicia en el ámbito familiar y social.

Restablecimiento de derechos

Las Comisarías de Familia operan de acuerdo con el Código de la Infancia y la Adolescencia, que establece sus funciones y competencias como autoridades administrativas con funciones judiciales, de orden policivo y de restablecimiento de derechos.

De acuerdo con el articulado del proyecto presentado por la diputada del Partido Liberal, los recursos para la estampilla se alimentarán con el 0,5% de los contratos o convenios y sus adiciones con el Departamento del Atlántico en su sector central y descentralizado y los que suscriban con la Contraloría Departamental y Asamblea Departamental.

Quedarán excluidos del pago de la Estampilla para la Justicia Familiar los siguientes contratos, convenios y sus adiciones:

Los contratos de prestación de servicios cuyo pago de honorarios mensual sea inferior a nueve (9) SMLMV.

Los contratos y/o convenios de transferencias para subsidios suscritos por el Departamento con las empresas de servicios públicos domiciliarios de acueducto, alcantarillado y aseo que operen en su jurisdicción.

Convenios contenidos en el Decreto 092 de 2017

Los recursos de esta estampilla financiarán los gastos de funcionamiento en personal de nómina y dotación de las Comisarías de Familia, conforme el estándar de costos que para tal efecto establezca el Ministerio de Justicia y del Derecho como ente rector.

Los excedentes en el recaudo se destinarán a la política de digitalización y necesidades de infraestructura, sin perjuicio de los recursos propios adicionales que se apropien por los entes territoriales.

Problemática en comisarías

En el departamento del Atlántico las comisarías presentan las siguientes problemáticas:Demoras en la atención: La falta de personal puede resultar en largos tiempos de espera para recibir atención en las comisarías de familia, lo que puede ser especialmente problemático en casos de emergencia o situaciones urgentes.Sobrecarga de trabajo:

Los funcionarios que están presentes pueden enfrentarse a una sobrecarga de trabajo debido a la falta de personal, lo que puede afectar su capacidad para proporcionar una atención de calidad y responder eficientemente a las necesidades de la comunidad.

Reducción de la calidad de los servicios: La falta de personal puede llevar a una reducción en la calidad de los servicios ofrecidos en las comisarías de familia, ya que los funcionarios pueden no tener el tiempo o los recursos necesarios para atender adecuadamente a todas las personas que acuden en busca de ayuda.Menor cobertura de casos: La falta de personal puede limitar la capacidad de las comisarías de familia para abordar todos los casos que se presentan, lo que puede resultar en una menor cobertura de casos y en la falta de atención para algunas personas que necesitan ayuda.

Desmotivación del personal: La falta de personal puede generar desmotivación entre los funcionarios que trabajan en las comisarías de familia, lo que puede afectar su rendimiento y su compromiso con la institución.