Republicanos hunden nuevamente reforma migratoria impulsada por Biden

205
Efectivos del Departamento de Bomberos de Eagle Pass ayudan con la recuperación de un cuerpo de un migrante, en el río Grande el 1 de marzo de 2024 en Eagle Pass,estado de Texas. (SERGIO FLORES)

La bancada republicana del Senado de Estados Unidos rechazó este jueves por segunda vez este año una amplia reforma migratoria impulsada por el gobierno de Joe Biden y de las más severas en décadas, al considerarla una “artimaña” demócrata de cara a las presidenciales de noviembre.

Las encuestas muestran que la inmigración es una prioridad para los votantes antes de los comicios de noviembre, en los que habrá una revancha entre Biden y su rival republicano, el exmandatario Donald Trump, en momentos en que los cruces ilegales alcanzan máximos históricos.

La reforma de la ley migratoria fue redactada por ambos partidos tras meses de negociaciones, pero los republicanos la rechazaron en febrero después de una intervención de última hora de Trump (2017-2021), quien está haciendo de la frontera un tema central de su campaña para volver al gobierno.

Los demócratas la llevaron nuevamente al pleno este jueves, donde cayó ante el primer obstáculo: una votación de procedimiento para iniciar el debate, en la que los legisladores del Partido Republicano rechazaron de nuevo el paquete.

Biden reaccionó en un comunicado acusando a los republicanos de poner la política partidista por delante del país para oponerse a “la aplicación de la ley fronteriza más dura de la historia”, mientras que el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, se comprometió a seguir aplicando la ley “con los limitados recursos” que tiene.

El líder republicano en la Cámara Alta, Mitch McConnell, había ayudado a negociar el paquete cuando se lo adjuntó al de 61.000 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania. Entonces, lo aclamó como un “gran éxito desde cualquier punto de vista objetivo”.

Sin embargo, McConnell desestimó el plan de volver a presentarlo esta semana como “una artimaña” destinada a impulsar a los demócratas antes de las elecciones reñidas y desviarse del historial de Biden en los problemas de la frontera, la cual registró un récord de entradas ilegales a Estados Unidos hacia finales del año pasado.

– Más estricta –

La votación se produjo en un momento en que el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, estaba desesperado por aferrarse a su mayoría de 51 a 49 en el Senado, pero enfrentaba sin embargo un panorama difícil. Los republicanos defenderán en noviembre solamente 10 escaños, mientras que los demócratas verán en juego 23 bancas.

A pesar del fracaso, sirvió al objetivo de Schumer de proteger a sus senadores más vulnerables -todos en distritos donde la inmigración es tema principal- de los ataques de que los demócratas son laxos en materia de seguridad fronteriza.

El proyecto de ley, que exige una reforma del sistema de asilo y refugio, dotación de personal adicional en la frontera sur y poderes de emergencia para cerrarla cuando los cruces superen cierto umbral, representa la iniciativa más estricta contra la migración en años.

Al final ni siquiera pudo obtener una mayoría simple, y mucho menos los 60 votos necesarios para superar las tácticas de bloqueo en la Cámara, ya que varios demócratas también se posicionaron en contra.

La Cámara de Representantes aprobó el año pasado una “Ley para Resguardar la Frontera” que, según los republicanos, pondría fin a la crisis mediante medidas que incluyen la reanudación de la construcción del muro fronterizo iniciado por Trump y el restablecimiento de una política del magnate que obliga a los solicitantes de asilo a permanecer en México.

El proyecto de ley tiene como objetivo depurar Estados Unidos de trabajadores indocumentados a través de una vigilancia masiva, al tiempo que dificulta la solicitud de asilo, recorta los servicios a los inmigrantes sin permiso y reduce las protecciones para los niños migrantes.

Yahoo Noticias Agencia AFP